Las comunidades artesanales en El Salvador - La Palma

En Nahanché nos hemos preguntado varias veces como clasificar las artesanías de El Salvador. Un criterio de clasificación son las comunidades o localidades caracterizadas por una producción artesanal específica; algunas de las más conocidas son Ilobasco, San Sebastián, La Palma y Nahuizalco. Otro criterio son las técnicas artesanales; ejemplo de estas es el añil, un proceso de teñido complejo que se realiza en varias partes de nuestro país. Una tercera pauta son los materiales como el yute, el morro y el barro que se utilizan en la elaboración de una gama diversa de artesanías. Y, finalmente, otra forma de clasificar la artesanía es a partir de artistas y diseñadores que le dan un toque único a la producción nacional. En este artículo hablaremos acerca de la tradición artesanal de las tres comunidades con las que Nahanché más trabaja: La Palma, San Sebastián e Ilobasco.

La Palma, Chalatenango

No podemos hablar de las artesanías de La Palma sin mencionar a Fernando Llort, quien fundó el movimiento pictórico y artístico de esa localidad chalateca. En los años ochenta, Llort se mudó a La Palma adonde fundó La Semilla de Dios, un taller de producción artesanal. Allí enseñó a los lugareños a dibujar y a pintar utilizando colores vibrantes y figuras geométricas muy características de su estilo para representar escenas inspiradas en la naturaleza, la vida cotidiana y las tradiciones cristianas del pueblo salvadoreño. Cuadro con dibujos Originales de la Palma

El movimiento iniciado por Llort se expandió a otros talleres, fundados por sus estudiantes. Estos artesanos, a su vez, le imprimieron sus propias características al estilo artesanal palmeño. El Madero de Jesús, por ejemplo, utiliza arena para dar profundidad a sus piezas y contrasta los colores utilizando un fondo negro (ver foto).

Representación de Santa Cena La Palma Fernando LlortLa producción artesanal de La Palma inició utilizando la madera de pino, un recurso natural de la zona, para la fabricación de baúles, cofres y joyeros, retablos para colgar en la pared, cruces, artículos de oficina, entre otros. También se ha usado la semilla de copinol, en cuya superficie pulida se pintan escenas diminutas de la vida rural; con esta semilla se hacen collares, aritos, llaveros, rosarios, por ejemplo. Finalmente, el estilo artesanal se expandió a los textiles que son bordados con el estilo palmeño: piezas de vestir, mantelería y artículos decorativos del hogar como cojines y cuadros. Hoy también es común encontrar productos como abanicos, calendarios y relojes que han sido importados de la China y pintados en El Salvador con el estilo artesanal de La Palma.  

El estilo palmeño, desarrollado por Fernando Llort, le ha dado al país una fuerte identidad cultural de la cual todo salvadoreño puede sentirse orgulloso. 

Para conocer algunos de los productos de La Palma que tenemos en Nahanché puedes visitar nuestra venta en línea.